“Misa twittera”

605b, 12 de abril del 2013

arrobaCon sorpresa he recibido varias “amenazas” en las redes sociales por haber asumido una nueva “misa twittera” que queremos sea “redsocialera”,  y que Dios mediante, con esos amigos presentes o no, celebraremos el sábado 13, a las 6 p.m., en la parroquia de Barrio Córdoba, transmitida por Radio María, 100.7 FM, www.radiomaria.cr.

Quienes me conocen saben que soy más bien riguroso en materia litúrgica. Lo mío no es improvisar ritos ni incorporar innovaciones en la misa. Mi presidencia es más bien simple y apegada a lo que manda la liturgia romana. Tampoco aplico el famoso “rito extraordinario”, pero quien quiera aplicarlo, que lo haga, si puede.

¿Qué es entonces una misa twittera”? Es una convocatoria por las redes sociales para ir a misa. Es simplemente una misa, solo que ella nos permite la ocasión de “estar juntos”. Los de redes sociales, especialmente Twitter, no nos conocemos personalmente. Muchos ponen su foto en su perfil, otros no.

En la misa twittera lo novedoso no afecta lo que la Iglesia dispone en el rito romano de la liturgia. El cura no tendrá su teléfono en la mano. Eso sí, durante la misa los asistentes podrían enviar mensajes detallando lo que viven y compartiéndolo con sus contactos. Así estaremos llegando a los que están lejos. En ninguna parte de la normativa litúrgica se mencionan las redes sociales o el teléfono celular. Ciertamente todos consideramos mejor que la gente no use sus aparatos en misa para no distraerse, solo que en este caso, y la comunidad parroquial ya lo sabe, se hace una excepción.

La iniciativa de @Chuletta, que muy religioso no es, fue la de darnos la ocasión de vernos las caras y estar juntos. Y sucedió así y la gente pasó contenta, nos bebimos un refresco y comimos unas galletas (claro, en el salón parroquial y una vez acabada la celebración litúrgica) y desde ese momento @L0ree, @Jovel2208; @TanniaMoya; @HouseCR; @Pablosbl; @Loreamuno; @pollomago; @Machinila, @Beabadmo y otros más, dejaron de ser meras referencias para pasar a ser rostros humanos y cercanos. No menciono a los que estuvieron cerca a pesar de vivir en el extranjero.

misa tuiteraY si es una misa sin variantes, ¿por qué asedian al Vicario General, con quien hablé para explicarle el asunto, y acosan a la secretaria del P. Villalta? No lo sé, y me sorprende que se trate de gente que comparte mi fe, porque antes de quemar pólvora debieron escuchar lo que se ha dicho, o haber preguntado en qué consistía.

Duele, eso sí, saber que esos amigos querrían convertir nuestro momento de amistad y afecto en un espectáculo mediático que, por otra parte, estará completamente injustificado porque no habrá “show”.

Y es que ciertamente no habrá show, pero ojalá que los que tanto hablan, vengan a esa misa. Participarán de una celebración ajustada a la normativa, en la que se predicará la Palabra de Dios y compartiremos el Pan de Vida. Claro, posiblemente no les guste, pero eso no lo puedo controlar yo.

Les invito a que vengan. Hasta podríamos conversar después sobre sus puntos de vista y sus objeciones a este método de anunciar el Evangelio a toda creatura, sin importar si son twitteros (porque el Papa Benedicto lo era, por no mencionar al Papa Francisco) o quienes tengan cuenta de Facebook.

Me intriga que en esos comentarios hasta llaman “profana” a nuestra celebración. Como que no entienden siquiera de qué se trata.

¿Qué es lo que piensan?, ¿qué no habrá ornamentos? Sí los habrá. ¿Qué no se celebrará con pan y vino que la Iglesia prescribe?  Todo lo contrario. Es más, si se descuidan hasta incienso habrá.

Que esos blogueros dejen de envenenar a la gente y de meter ideas en las mentes sencillas que ni entienden de qué estamos hablando.

 

P. Álvaro

17 Responses to “Misa twittera”

  1. Hilda Delgado says:

    Soy feligrés de la Parroquia de Barrio Córdoba, donde el P. Álvaro Sáenz es párroco. Puedo dar fe de lo celoso que es nuestro párroco en materia litúrgica. Reunir a twiteros, algunos quizás no creyentes, es una maravillosa manera de evangelizar. Padre, no se estrese, yo siempre digo que los hermanos católicos que ponen primero el cumplimiento de la ley y los ritos antes que llevar el mensaje hasta el que lo necesita me hacen recordar las palabras de Jesús a los fariseos, aquellas de que el sábado se hizo para el hombre no el hombre para el sábado. Cuando se toman posiciones como esa me hacen pensar que si Nuestro Señor estuviera hoy con nosotros, probablemente lo crucificaríamos de nuevo por no cumplir con los ritos que establece el derecho canónico. Pero en este caso, como lo dice el padre, nisiquiera es que se esté cambiando o modificando los ritos de la misa. #preguntica, entonces ¿las transmisiones en vivo de las misas del Papa, las cuáles se traducen y comentan paralelamente deberían estar prohibidas?

  2. Braulio says:

    Excelente la explicación padre, que dificil resulta ver que las novedades son el entusiasmo del Espiritu que tambien quiere entrar en el espacio digital. Saludos y nos vemos alla

  3. Fernando Vasquez says:

    Que triste que no exista silencio interior suficiente para reflexionar antes de hablar… Antes de desparramar las plumas de la almohada en lo alto del campanario…!!!
    De mi parte, sinceramente me duele el corazón de oveja (parafraseando al Papa Francisco) de saber que te han lastimado Padre…
    Lo bueno es que a ti te consuela Quien te consagro para El…

    Yo ni Twitter tengo, pero que interesante suena acercarse a los mas jóvenes que nosotros..!!

    Y se me ocurre algo loco: Los cristianos deberíamos INVADIR las redes sociales!!!!
    La red mundial de internet es buena en la medida que MASAS CRITICAS de gente buena con buenos mensajes la hagan buena..!!!

  4. Ricardo says:

    Padre Alvaro.

    Le felicito por utilizar los medios a su alcance para que Cristo sea conocido y vivido.

    No tenga miedo a esas amenazas de quienes creen tener la verdad y me da la impresión de que no
    viven el mensaje de Jesus.

  5. Pingback: #MisaTwittera: ¿un encuentro personal con los demás y con Cristo ? | Pablo Zúñiga Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *